Si querés conquistar tus sueños: “¡Quemá todos tus barcos!”

    ¿Qué BARCOS necesitas QUEMAR y aun no lo HICISTE?


    03/12/2020

    Si querés conquistar tus sueños: “¡Quemá todos tus barcos!”

    ¿Qué BARCOS necesitas QUEMAR y aun no lo HICISTE?


    03/12/2020

    Alrededor del año 335 a.C., al llegar a la costa de Fenicia, Alejandro Magno debió enfrentarse a una de sus más grandes batallas. Al desembarcar, notó que los soldados enemigos superaban tres veces el tamaño de su ejército.

    Sus hombres estaban atemorizados y no encontraban motivación alguna para enfrentar la lucha: habían perdido la fe y se daban por derrotados. El temor había acabado con aquellos guerreros invencibles aún antes de comenzar la batalla.

     Alejandro Magno reunió a sus hombres y les dijo: “Observad cómo se queman los barcos... Esa es la razón por la que debemos vencer, ya que si no ganamos, no podremos volver a nuestros hogares y ninguno de nosotros podrá reunirse con su familia nuevamente, ni podrá tampoco abandonar estas tierras. Debemos salir victoriosos en esta batalla, ya que solo hay un camino de vuelta y es por el mar.”

     “Cuando regresemos a casa lo haremos de la única forma posible, en los barcos de nuestros enemigos”

     En esos contextos que sentimos presión, de callejones sin salida, de no ver posibilidad en nada ni en nadie, debemos comenzar a quemar nuestros propios barcos.

     Esos “barcos” que te encasillan y que te conducen al mismo camino de siempre, esos barcos que siempre te devuelven la misma respuesta, la misma hoja de ruta.

     ¿Relaciones que se repiten con personas diferentes? ¿Mismos resultados en empresas diferentes? ¿Mismas excusas en contextos diferentes? ¿Trabajos que siempre terminan siendo iguales? ¿Relaciones tóxicas que aún tenés en tu haber?

     ¿Qué BARCOS necesitas QUEMAR y aun no lo HICISTE?

     Quemar tus barcos significa dejar atrás el status quo, una forma de ver las cosas, una estabilidad extrema convertida en estancamiento, una sensación falsa y temporaria de comodidad que no llena y encima aprieta.

     Al cambiar nuestra mirada cambian nuestras acciones.

     Hay algo de la vida que nos estamos perdiendo si creemos que lo que hacemos lo hacemos porque si, sin una respuesta que nos lleve a emociones estimulantes.

     Todo lo que comprás, decidís y hacés, surge desde las emociones.

     Si te respondes “lo hago porque sí”, hay una isla que está esperando ser conquistada.

     Esta diferencia es como la de ser millonario y tener un millón de pesos.

     ¿Por qué querría tener un millón de pesos si al fin y al cabo son un millón de papeles chiquitos con fotos de personas fallecidas o animales en extinción (en el caso de Argentina).

     El enfoque es distinto, es lo que querés hacer con ese millón de papelitos. Tu isla va ser tu isla el día que quemes tus barcos y dejes de pensar que son el medio para tu camino de vuelta, a tu confort, a tus excusas de siempre, a tu seguridad aparente.

     ¿Vuelta a qué? Si nunca vamos a poder volver a un mismo lugar, por que todo cambia permanentemente, cambia el clima, cambia el contexto del país, cambia tu cuerpo, cambia la relación con tu pareja, con tus amigos, cambia tu negocio. Pretender volver a un mismo lugar siendo el mismo es casi imposible.

     Quemar las naves te conecta con el único camino posible para una visión poderosa, para tu conquista y es hacia delante: hacia TU Futuro.

     Si vas a cambiar, hacete dueña de ese cambio. Alejandro Magno no solo pensó, sino que accionó, con un liderazgo asertivo y cargado de simbolismo al quemar las naves enfrente de sus guerreros.

    Lo más importante no es que quemes las naves, tus barcos, sino en qué mujer te convertís cuando lo haces.

     Te convertís en una mujer llena de posibilidades por el simple hecho de depender de vos misma y no de recursos externos.

    “Las personas más exitosas son las que pueden elegir a sus propios clientes y sus propios jefes” o sea independencia, quemar tus barcos te convierte en una mujer independiente, con elecciones, decisiones y la convicción necesaria para ir hacia un camino desconocido pero no por eso sin las herramientas necesarias para transitarlo, al fin y al cabo encendiste tus barcos pero también encendiste tu llama interior.

     “Todo incendio por mas grande que sea arrancó con una chispa”